DIRECCIÓN POR MISIONES

Impulsamos el propósito a través de la Dirección por Misiones

DIRECCIÓN POR MISIONES

Impulsamos el propósito a través de la Dirección por Misiones

Cada vez hay mayor consenso en que lo que realmente genera compromiso es el «propósito de la organización»: el para qué de la empresa. Las empresas que quieren atraer al mejor talento tienen que demostrar que su organización es un lugar en el que los trabajadores se sienten comprometidos con un propósito. El propósito es la raíz del compromiso. Y la empresa que quiera generar compromiso deberá aprender a funcionar centrada en el propósito.

En DPMC impulsamos el propósito en la empresa a través de la metodología «Dirección por Misiones», que es una evolución de la «Dirección por Objetivos». La DPM ha sido testada en muchas empresas y ha ido evolucionando a lo largo de estos años con las distintas experiencias que hemos ido teniendo. 

La DPM es una metodología en contínua evolución, adaptándose a las nuevas necesidades de las organizaciones y las nuevas definiciones del propósito. Un cambio profundo en dos ejes fundamentales: en los sistemas de gestión y en el estilo de liderazgo de los directivos y mandos intermedios. Este cambio debe hacerse de modo coordinado en estos dos ejes, partiendo de un propósito que tenga suficientes garantías de contenido, autenticidad y sentido de urgencia.

 No es una metodología fácil y rápida, y mucho menos un remedio de sobremesa que funcione sin el compromiso y el esfuerzo continuado de la alta dirección. Es una transformación que conlleva romper con prácticas y paradigmas fuertemente anclados en la cultura de muchas empresas, en su sistema de gestión y en la forma en que los directivos desarrollan su liderazgo.

Cada vez hay mayor consenso en que lo que realmente genera compromiso es el «propósito de la organización»: el para qué de la empresa. Las empresas que quieren atraer al mejor talento tienen que demostrar que su organización es un lugar en el que los trabajadores se sienten comprometidos con un propósito. El propósito es la raíz del compromiso. Y la empresa que quiera generar compromiso deberá aprender a funcionar centrada en el propósito.

En DPMC impulsamos el propósito en la empresa a través de la metodología «Dirección por Misiones», que es una evolución de la «Dirección por Objetivos». La DPM ha sido testada en muchas empresas y ha ido evolucionando a lo largo de estos años con las distintas experiencias que hemos ido teniendo. 

La DPM es una metodología en contínua evolución, adaptándose a las nuevas necesidades de las organizaciones y las nuevas definiciones del propósito. Un cambio profundo en dos ejes fundamentales: en los sistemas de gestión y en el estilo de liderazgo de los directivos y mandos intermedios. Este cambio debe hacerse de modo coordinado en estos dos ejes, partiendo de un propósito que tenga suficientes garantías de contenido, autenticidad y sentido de urgencia.

 No es una metodología fácil y rápida, y mucho menos un remedio de sobremesa que funcione sin el compromiso y el esfuerzo continuado de la alta dirección. Es una transformación que conlleva romper con prácticas y paradigmas fuertemente anclados en la cultura de muchas empresas, en su sistema de gestión y en la forma en que los directivos desarrollan su liderazgo.